Reviews

The Leftovers: la última crisis de fe

Después de dos temporadas estamos más que acostumbrados a que la grandísima The Leftovers nos deje con más preguntas que respuestas. Tardamos varios episodios en entender que nunca sabríamos dónde había ido a parar ese 2% de la población que se esfumó de buenas a primeras. Ni por qué habían desaparecido. Esas no eran las preguntas que había que hacerse. Lo importante aquí es saber qué pasa con los que se han quedado. Como van a sobreponerse a la pérdida, al vivir con la incomprensión, con la ausencia de sus seres queridos y la transformación del mundo tal y como lo habían conocido hasta entonces. ¿Se puede seguir sin volverse locos?

 

La segunda temporada nos dejaba con un Kevin (Justin Theroux) que quería tirar la toalla. Con respuestas a las misteriosas desapariciones de las tres chicas, el éxodo al pueblo milagro, Jarden, en el que no hubo ninguna desaparición, que trajo consigo otro milagro, el de la recuperación de Mary. Tras las crisis existenciales llega la necesidad de creer en algo, de crear una nueva fe con, por qué no, un nuevo mesías. Reescribir la historia a partir de los últimos acontecimientos y prepararse para el fin del mundo. Porque sí, el siempre atormentado pastor Matt (Christopher Ecclestone) está convencido que en el séptimo aniversario de ese fatídico 14 de octubre llegará la gran catástrofe que acabará con todo.

 

Los dos últimos episodios de la tercera temporada, que desgraciadamente será la última, se presentaron en la gran fiesta de apertura del Festival Séries Mania de París, que celebra estos días su octava temporada. Un evento por todo lo alto que contó con la presencia de su creador Damon Lindelof (presidente este año del jurado del festival) y dos de sus protagonistas, Justin Theroux y Christopher Ecclestone. Explicaba Lindelof que la crisis existencial estará más presente que nunca en esta tercera temporada y que la necesidad de tener fe en algo será uno de los ejes centrales del desenlace. Respecto a ese anunciado fin del mundo, dice que a lo largo de la historia son muchas las veces en las que, de una forma u otra, alguien ha vaticinado el apocalipsis, y que se debe a que forma parte del ego del ser humano pensar que, si el fin debe llegar, será en el momento en el que él esté en la Tierra. Y no le falta razón.

 

The Leftovers Season 3

 

Estaba también presente Max Richter, la mente detrás de la maravillosa banda sonora de la serie, esa que se ha convertido en un elemento imprescindible. Desde las notas de piano que suenan en cada episodio y que nos hacen sentir el desarraigo y la tristeza de los personajes, a los temas que se integran perfectamente con las imágenes hasta fusionarse, que nos hacen sentir los golpes del caballo mientras la cámara sigue a un Kevin convertido en jefe de policía y en un inesperado aspirante a mesías.

 

Carrie Coon está inmensa, como siempre, y creo que recibe de la mano de Regina King una de las respuestas más simples pero más importantes para comprender por qué no ha conseguido sobreponerse a la pérdida de su familia: no ha podido enterrarlos, no tiene un lugar al que ir a honrar su memoria. Dedicada en cuerpo y alma a la investigación de las desapariciones, y con el pretexto de desenmascarar a los oportunistas que juegan con las víctimas, se dejará tentar por una máquina revolucionara que te permite reunirte con tus familiares desaparecidos. No sabemos por ahora si esa máquina funciona, lo que sí sabemos es que es la excusa para trasladar a los protagonistas a Australia, escenario en el que sabíamos se desarrollará buena parte de la tercera temporada que ahora empieza.

 

Los dos primeros episodios no han decepcionado (larga ovación de los tres mil asistentes a la proyección) y sientan las bases del principio del fin. Esperemos que la conclusión esté a la altura de una serie que ha sabido sobreponerse a su fama, que no ha perdido los estribos en ningún momento y que ha conseguido mantener a un público fiel a pesar de la complejidad de la historia. En unas semanas lo descubriremos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *