Carta abierta a...

Carta abierta a Rory Gilmore

Imagen promocional de las chicas Gilmore con Alexis Bledel que interpreta a Rory Gilmore

Tenemos que hablar, Rory Gilmore. He tardado mucho en decidirme a escribirte estas líneas porque te siento como una amiga, aunque siempre haya preferido a tu madre. Hemos crecido juntas, somos más o menos de la misma generación, periodistas perdidas en un mundo que a ratos se nos queda pequeño y a ratos nos ahoga en su inmensidad.

 

Como todos, esperaba con ansia el retorno de las Gilmore tras años de ausencia salpicados de rumores constantes de una vuelta que no llegaba, y de revisionado de episodios para llenar el vacío existencial que me dejó vuestra marcha. Y reencontrarme contigo ha sido un poco como cuando retomas el contacto con esa amiga de la infancia de la que guardas tan buen recuerdo, con la que pasaste tan buenos ratos y a la que el tiempo ha idealizado en tu mente y que, cuando os reunís ya siendo adultas, te das cuenta de que no tiene nada que ver con la imagen que tu cerebro guarda de ella, que se ha convertido en una completa desconocida e incluso en una persona con la que no quieres que te relacionen. Y me duele decirlo, de verdad, pero es lo que he sentido.

 

Viendo la evolución de tu vida pensaba que no me gustaba la Rory en la que te habías convertido. Egoísta, snob, que se aprovecha de la gente que tiene a su alrededor y no sabe valorar lo que tiene hasta que lo pierde, y entonces quiere recuperarlo aunque con eso haga daño a otras personas. Pero con las estaciones de las Gilmore ya reposadas, me di cuenta, muy a mi pesar, de que no te habías convertido en nada, siempre habías sido así. Siempre. Mi amor ciego me había impedido ver lo caprichosa que habías sido y los cadáveres que habías ido dejando por el camino.

Imagen promocional de las chicas Gilmore con Alexis Bledel que interpreta a Rory Gilmore

 

En el plano sentimental siempre has sido bastante desastre, pero quién no. Tuviste al chico perfecto y entonces te gustó el malote, hasta que el chico perfecto rehízo su vida y entonces volvió a interesarte. Y luego estuvo Logan, y sí pero no y ahora parece que sí porque él tiene a alguien más y a ti siempre te ha gustado sufrir. Que a mí eso no me importa, pero ese pobre chico que dice ser tu novio y del que apenas recuerdas su nombre… supongo que debería hacernos gracia que le olvides en todas partes, que le veas de pascuas a ramos y que entre medias tengas tus escarceos. Pues lo siento pero no. No me gusta esa Rory a la que le gusta tener un séquito de fans, de chicos con buen fondo a los que utilizar a su conveniencia, que se convierten en ese alguien que sabes que estará ahí cuando lo necesites y que no te dará guerra el resto del tiempo. No los mereces, Rory.

 

Sin embargo, en lo profesional pensaba que estarías un poco más centrada. Tenías clara tu vocación desde pequeña, y tras tu paso por una de las más prestigiosas universidades del mundo, tus contactos y gran talento, estaba convencida de que te habrías convertido en una gran reportera. Nada más lejos de la realidad. Que oye, baches profesionales y crisis existenciales los pasamos todos, pero creo que una vez más el ego te ha jugado una mala pasada. Has querido apuntar muy alto desde pequeña y al final los sueños se han convertido en algo casi inalcanzable.

 

Quiero pensar que tu nueva situación personal te hará cambiar las prioridades y replantearte tu vida desde la base, porque quiero quererte y quiero ver en ti una amiga como lo hacía antes. No te conviertas en tu abuela, Rory, anda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *